Desde la nueva presidencia, trabajo, alegrías y salutaciones

Desde la nueva presidencia, trabajo, alegrías y salutaciones

Estimados colegas, como presidente entrante, y ya en tiempo de salutaciones de fin de año, agradezco a las colegas de este Consejo Directivo la confianza para dejarme este cargo por un año. Por lo mismo, agradezco también a la presidenta saliente, Lic. Marisa Mayora, y deseo para todos los colegas el más próspero año nuevo.
El campo de nuestra profesión no pertenece a los cielos ni a las estrellas, es terrenal, a veces hay barro y cuando se ocupan cargos de gestión en un Consejo Directivo (C.D) todo es más terrenal aún.
El enorme colectivo asimétrico que conformamos los psicólogos matriculados de la Provincia, por momentos se hace una totalidad delirante frente a las obras sociales, con sus retrasos y condiciones. Nos inquietan las denuncias de todo tipo para con los matriculados, intervenir en esos casos en sumamente delicado, pero contamos con asesoramientos legales en tiempo y forma. También nos preocupa el intrusionismo de matrícula que, desde hace un tiempo, se viene dando en los espacios institucionales y que ya está produciendo lesión de matrícula. Entramos en pánico por lo bajo de la matricula establecida para los períodos 21/22 que dejó a varios Distritos menores en la quiebra y a otros apenas funcionando. Fue a raíz de esto último que el Consejo Directivo del Consejo Superior de la Provincia, atento a los artículos de la Ley que nos rige, decidió por mayoría el aumento que tendremos para el 2023. Se trata de un aumento importante, pero también de sostener un Colegio profesional a la altura de las circunstancias, dejando atrás la caracterización de “pobres” que más de una vez nos pusieron desde otros Colegios profesionales. En tal sentido, reconocemos el esfuerzo para el próximo año y también el de los colegas que se están poniendo al día con sus deudas de matrícula, ya que persistencia de tales deudas ha llevado a que tengamos varios colegas con matrícula cancelada por falta de pago.

En nuestro Distrito las gestiones que nos preceden han sido lo suficientemente prudentes como para no llegar al “rojo”, ocupándose de las cuestiones de matrícula y obras sociales en pandemia, con todo lo que eso significó.
Cuando fui vocal, insistí en que el Colegio no debe consumirse solo en las gestiones administrativas y de matrícula, sino también abrirse a la participación, insertarse en la comunidad con una clara posición a favor de los derechos humanos y de las personas, la desmanicomialización y, sobre todo, por una democracia participativa interna y externa. Nuestro Colegio debe de ofrecer servicios a los colegas en un contexto de comunicación permanente. Lo mismo con todo lo que hace a la formación y actualización, en un marco de intercambios de experiencias y prácticas en el Distrito. Y dado que las colegas del C.D. también pensaban lo mismo, encaramos la primera jornada en años, que fue reducida pero importantísima. También contamos con un equipo ad hoc de comunicación institucional que maneja los aspectos técnicos de la comunicación, contando con una página web y usando todas las redes que estén a nuestro alcance en función de las propuestas.

Nuestro distrito no está tan poblado como los del conurbano, pero es muy extenso, de manera que acercamos de manera virtual para gestiones, formación y todo lo que sea pertinente es un imperativo que como gestión debemos sostener de la mejor manera, avanzando en la virtualización para la realización de trámites, manteniendo desde el Consejo Superior ajustes y negociaciones con todas las obras sociales que nos tiene como prestadores y haciendo valer el nuevo mínimo ético de nuestra UP (Unidad Prestacional).
Todo lo anterior está en curso, pretendemos que para el año entrante se redoble el accionar del Colegio y la participación de los colegas en las actividades y gestiones hasta llegar al próximo fin de año en que se renovará gran parte de este C.D.
Ya con la copa en casa, seguramente un destello de la felicidad -aunque episódica- estará en las copas de los colegas del Distrito, que esperamos que participen y formen parte de las actividades del Colegio, a las que se suma la enorme alegría para muchos, de la recuperación del nieto 131 que, como dicen las crónicas, no para de mirar la foto de sus padres desaparecidos en 1977.

Lic. Ángel Orbea
Presidente del Distrito VIII