Texto de lectura: “Elogio a la transferencia” por Lic. Angel Orbea

Texto de lectura: “Elogio a la transferencia” por Lic. Angel Orbea

Siguiendo  la invitación del Colegio para subir trabajos, lo hago con un texto presentado en diciembre del 2022, en el marco de la Jornada Regional del IOM Mar y sierras, en la ciudad de Bahía Blanca.

 

ELOGIO A LA TRANSFERENCIA

 

Para este encuentro regional  es oportuno  un elogio a la transferencia, por cuanto desde hace más de un siglo los psicoanalistas  se ordenan  por esta. Desde Freud la transferencia es causa de amor,  y también un prisma donde se reflejan todas las escuelas, hasta Lacan.

En su núcleo, la transferencia tiene  antecedentes en Platón. En el Cratilo la belleza es algo a la vista y en presencia,  pero  que no tiene ciencia, no hay saber de la belleza, solo con ella se goza, dirá Agamben  en su breve conferencia Gusto.  Sobre el final de La republica tal imposibilidad de saber gira hacia al amor, un Eros que resuelve el dilema  entre conocimiento e intuición como deseo de saber lo que no se conoce. De allí en más se llamara Philo-sofia.

El psicoanálisis no ha descubierto una nueva perversión, más resulta que hoy  el padre conviene que este per-versamente orientado. Del mismo modo la transferencia es tanto  posibilidad como  obstáculo, es amor pero también odio, todas paradojas que hacen temblar el templo.

Con Lacan la transferencia gira al saber. Un  saber que el amor de trasferencia hace corresponder con el inconsciente, pero  allí el saber se traba. Por  eso la instancia lacaniana  de “odio-enamoramiento” será siempre  pertinente.

Con efectos inhibitorios,   el saber en el lugar de la verdad es el lugar de la religión del padre  envuelta en un  amor de eternidad complaciente. Un amor que decididamente un  psicoanálisis desgasta y  atraviesa con resultados sintomáticos, entre ellos “el nuevo amor” ya sin lo patronímico de por medio.

En la transferencia el  amor esta siempre del lado de la significación que el significante de la trasferencia determina. Como reverso el deseo está del lado del sentido frente a un significante cualquiera, tal es el marco del Sujeto Supuesto Saber en una cura. Más la suposición de saber deja mudo al saber, por cuanto este pasa a estar en reserva, y entonces, como muy bien lo indico Jacques-Alain Miller en El Banquete de los analistas “es el amor al saber lo que sostiene una análisis, no un deseo de saber, el deseo de saber esta al final, después que se circunscribo la causa de la represión”.

Con Lacan,  puede considerarse que el   saber en reserva que  se expresa  a cielo abierto en ciertas psicosis  produce un  vaciando del cuerpo como es el caso de la catatonia, forma clínica más allá del cualquier efecto subjetivo  donde  cuerpo y letra  coinciden como   formación delirante sin alucinar,    en una inmovilidad absoluta. Reconocido en 1882  por Jules Cotard,  este síndrome llega a las  salas de internación como un verdadero quebradero de cabezas. En  estos casos extremos el  “misterio del cuerpo hablante” se hace sentir como golpe contra transferencial que  resiente al terapeuta, al equipo tratante,  y hasta el analista.

Quienes trabajamos en instituciones de Salud Mental, sabemos que en estos  lugares hay transferencias, hay encuentros que la propician, y  que   no alcanzan  a disponerse como deseo de  saber pero que  se ligan al amor, un amor que como ya lo señalo Freud es de plazos perentorios por lo tanto poco confiable.

Entonces la única  y difícil salida es la del “saber expuesto”. Un saber expuesto que sensible al rebasamiento de la palabra en la emergencia como transferencia de lugar al parletre, que frente al saber propone otra cosa.

Del saben en reserva, pasando por el saber a cielo abierto, el  “saber expuesto” es el mejor elogio a la transferencia,  por cuanto “no hay atravesamiento de la transferencia”, pero si “resolución de la misma”. Es  después de la transferencia como estos casos tan cerrados al saber inconsciente podrán tomarse desde una “arreglárselas” pero  con el goce del  parletre.

 

REFERENCIAS

Lacan J. (1972-73). El Seminario, libro 20, Aun, Buenos Aires Paidós

Miller J-A. (2022)  Como terminan  los análisis, Buenos Aires, Grama

Miller (2012) El ultimísimo Lacan, Buenos Aires, Paidós

Platón,  1974. Diálogos, Republica Mexicana, Porrúa

 

Lic. Angel Orbea

Delegación IOM Tandil

 

 

 



×